El uso de la tecnología en los niños pequeños

Subido hace .

El-uso-de-la-tecnología-en-los-niños-pequeños-web.jpg

Hoy en día, cada vez es más frecuente ver a lactantes o niños pequeños manipular celulares o dispositivos electrónicos. Normalmente esto sucede porque se los quiera mantener entretenidos o para que los padres puedan hacer sus tareas…Pero en algún momento se preguntaron ¿Qué problemas puede causar esto en los niños?

Se ha demostrado que el uso frecuente de pantallas antes de los 2-3 años de edad (ya sea TV, videojuegos, celulares, etc) puede provocar problemas en el desarrollo del lenguaje, de la lectura y la memoria. También se los ha relacionado con problemas del sueño (no pueden dormirse o duermen pocas horas y por consiguiente tienen sueño durante el día), trastornos en la conducta (pegan a sus compañeros, son hiperactivos, les cuesta prestar atención en el Jardín o en la escuela, etc), predispone al sedentarismo y a la obesidad (dejan de hacer actividades físicas y/o deportes al aire libre) además de provocarle problemas emocionales y de dependencia psíquica).

La Sociedad Argentina de Pediatría aconseja:

• Hasta los 3 años no usar ningún tipo de pantallas, estimulando más el juego y otras actividades acorde a su edad

• Hasta los 6 años evitar videojuegos, ya que se convierten en el centro de sus vidas

• Hasta los 9 años que no tengan acceso a internet y luego lo hagan supervisados por un adulto, teniendo en cuenta que: “todo lo que se publica se sabe, que allí quedará en el tiempo y que no todo lo que circula en internet es de confiable

• Permitir celular luego de los 12 años, estableciendo reglas de padres y maestros (más que nada para que estén comunicados cuando salen y con quién están)

• Sugerir hacer más actividad física, leer más libros y/o cuentos, jugar con otros niños y /o con sus padres y aprender canciones acordes a su edad.

• Promover 1 días por mes o una semana al año sin usar pantalla

• Tener acuerdo familiar en el hogar para el uso de la tecnología

• Y siempre acompañar, monitorear y comentar todo lo que hacen o les pasa a nuestros hijos